Preloader image

El sexo en la tercera edad: mitos y verdades


CSA DENTAL     jueves, diciembre 28th, 2017     dependencia, fundacion, movilidad reducida, personas mayores.

El sexo en la tercera edad es percibido por un gran número de personas como un tema tabú. Este es uno de los motivos que lleva a crear un buen número de mitos en torno al mismo.

Todo ello provoca dificultades e incertidumbres incluso en nuestros propios mayores, y en las personas que les deben atender. Por eso nos parece importante ir derribando clichés poco a poco, para que se perciba con la naturalidad con la que consideramos que debería ser aceptado.

¿Mitos sobre la sexualidad tardía?

La mejor forma de derribar la mitología en torno a este tema en particular es con datos. Hay que desterrar creencias tan fuera de lugar como aquellas que aseguran que, durante la tercera edad, el deseo sexual disminuye. Sin embargo, si nos atenemos a los datos cosechados por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, SEGG, más de un 62% de hombres y por encima del 37% de mujeres de más de 65 años son sexualmente activos o, al menos, así se declaran ellos.

No es extraño que el geriatra Carlos Verdejo afirme que los cambios que se producen en el organismo a edades avanzadas, lo que conlleva a cambios también en las relaciones sexuales, no implica que estas se pierdan obligatoriamente.

No obstante, sí que es cierto que, según la SEGG, existen factores que influyen en el hecho de que la sexualidad a edades avanzadas descienda, una realidad que tampoco podemos negar. Los motivos más habituales suelen ser estos:

  • Empeoramiento del estado de salud.
  • El padecimiento de una o más enfermedades crónicas.
  • La ingesta de dos o más medicamentos.
  • No tener pareja.
  • Un estado de salud malo de la pareja.

Sin embargo, ninguno de estos factores influye definitiva o totalmente en la bajada del deseo sexual. De hecho, no implican que se pierdan las relaciones de forma obligatoria.

Sí que es verdad, sin embargo, que se modifican los patrones sexuales durante la tercera edad. En este caso, atendiendo a las afirmaciones de Verdejo, el coito convencional suele virar hacia prácticas más comunes entre los mayores, como los tocamientos o la masturbación.

Estudios sobre la sexualidad en los mayores

Llegados a este punto, merece la pena centrar el foco en un estudio dirigido por el profesor Feliciano Villar, de la Facultad de Psicología de la Universitat de Barcelona. En el mismo han participado 153 centros pertenecientes a 13 comunidades distintas, contando con un total de 2.229 profesionales de la atención a mayores en residencias.

Titulado “Sexualidad en centros residenciales para personas mayores: actitud de los profesionales y políticas institucionales”, pretende dar a conocer la situación del sector. De esta forma se podrá orientar mejor a los profesionales, familiares e instituciones, buscando una buena praxis frente las necesidades y derechos de los mayores que viven en las residencias españolas.

Del estudio dirigido por Villar y su equipo destacan conclusiones y resultados muy llamativos:

  • Las expresiones sexuales de los residentes son habituales, sobre todo la masturbación masculina, los besos y las caricias. Las relaciones homosexuales, por el contrario, no lo son.
  • Los profesionales perciben la necesidad de apoyo y tolerancia ante las buenas prácticas, que diferencian de las prácticas comunes, pero no perciben que se trabaje en esa línea.
  • Se muestra una diferencia acusada entre buena práctica y práctica común, como puede ser el tocamiento o el exhibicionismo.
  • El profesional es más restrictivo con personas con demencia en relación a la sexualidad para evitar falta de consentimiento o abuso, especialmente cuando solo una parte de la relación sufre esta afección.
  • Es necesario avanzar en la formación de los profesionales, así como en la información, a la hora de tratar la expresión sexual en residencias. También es básico esta misma labor con familiares, facilitando materiales y recursos para ambos colectivos, y también para los mayores que los deseen.
  • Una clave en el aspecto sexual tiene que ver con la filosofía del centro en cuestión. Por ello se considera que la mejor forma de avanzar en este campo es reconociendo los derechos sexuales y el respeto por la expresión individual y diversa de cada persona.

Consideraciones finales

Según los especialistas, una buena valoración geriátrica también es necesaria para prevenir y detectar problemas funcionales y médicos. Entre estos, encontramos mayoritariamente la disfunción eréctil en los varones y la dispareunia en las mujeres. Además, también se puede tratar la falta de deseo sexual en la tercera edad, así como otros aspectos, de forma que sea más sencillo encontrar soluciones adecuadas.

En conclusión, los especialistas aconsejan una educación sanitaria sexual adecuada, tanto como una atención médica especializada, lo que podría favorecer una mejor vida sexual entre las personas de la tercera edad en nuestro país, de igual forma para las residencias de mayores y para aquellas que viven en su propio domicilio.

Por todo ello, desde CSA Dental queremos mostrar nuestro compromiso con la tercera edad a todos los niveles, para que disfruten de una vida digna y plena.

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *